En Medios

DIARIO LAS ÚLTIMAS NOTICIAS: Campeona de pesas entrena sobre triple alfombra para no molestar al departamento de abajo.

Diario Las Últimas Noticias. Jueves 06 de agosto de 2020.

El ruido de impacto cuando se salta o se deja caer peso se transmite por las superficies rígidas mediante vibración, explican especialistas. Es más molesto que el ruido que se transmite por el aire, como la música.

Aunque los reglamentos de copropiedad de los edificios son bien claros respecto de los horarios en que se puede y no se puede meter boche, no existe ley alguna que controle la queja natural y hasta comprensible de un vecino que vive bajo alguien especialmente ruidoso. En ese sentido, agradecidos deben sentirse los habitantes del departamento 208, vecinos horizontalmente inferiores a la campeona nacional de powerlifting Astríd Kroff (en la foto), quien durante la pandemia ha entrenado en su hogar inventando de todo para amortiguar los golpes y no molestar tanto mientras entrena. Su disciplina consiste en tres tipos de levanta-miento de pesas, una de ellas es levantar peso muerto. «Levantar el peso no es el problema. El tema es bajarlo. Hay que controlar el peso para no golpear. Y suena igual. Los discos, el golpe. Suena todo”, cuenta. A veces entrena en el balcón, pero el frío la obliga a entrar.

«En esos momentos uso dos colchone­tas de goma eva y las instalo arriba de la alfombra”, relata. N es la única deportista preocupada de la buena convivencia.

FUENTE: https://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2020-08-06&SupplementId=0&BodyID=0&PaginaId=15&r=w

Javiera Cañas, atleta y medallista suda­mericana, sabe que la trotadora es la peor máquina para el vecino de abajo. «Tengo un piso de caucho y afortuna­damente la trotadora justo está sobre un lugar donde no molesta abajo, entonces, como que todo calzó. Igual nunca he teni­do problemas porque soy súper cuidado­sa”, cuenta la chica.

Fuente: https://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2020-08-06&SupplementId=0&BodyID=0&PaginaId=15&r=w

Ese comercial

«Cuando un sonido se traspasa a un espacio que está separado por una pared o piso, se habla de transmisión sonora a través de un elemento constructivo”, explica de entrada Enrique Suárez, doctor en Acústica y académico del Instituto de Acústica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral de Chile.

Ese efecto que tiene el ruido que pasa del aire a la pared -como puede ser la música o la voz – es distinto de cuando el so­nido lo genera el impacto con la superficie. «Si estás saltando, se genera un ruido de impacto que se transmite por el piso. Ese ruido es mucho más importante que el ruido aéreo, ya que se traspasa por las pa­redes y, en general, por la estructura. Eso hace que suene mucho más fuerte ya que esa vibración del golpe se transmite con mucha facilidad”, cuenta Suárez. El profesor recuerda ese viejo y premiado comercial de neumáticos. «En el comercial, el neumático no se sentía porque era muy suave, pero la idea de escuchar al auto venir con el oído en la carretera es porque se siente antes la vibración del contacto de la rueda que el rui­do por el aire”, agrega .

Capas y capas

La Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones determina los niveles mí­nimos y máximos de resistencia acústica y de impacto en las construcciones, pero salvo que tengamos enormes bloques de concreto entre piso y piso, la mejor solu­ción para este problema es precisamente hacer lo que hizo Astrid Kroff: instalar una o dos capas de un material más blando pa­ra reducir el ruido de impacto. «Como se producen estos puentes acústicos entre los pisos, ahí intervienen las soluciones con alfombras y pisos flo­tantes, que nos ayudan a disminuir al míni­mo los ruidos de impacto”, explica el ar­quitecto Pablo Pulgar, académico de la Fa­cultad de Ciencias de la Construcción y Or­denamiento Territorial de la Universidad Tecnológica Metropolitana. A la alfombra tradicional, se suman las alfombras de goma eva que se venden pa­ra cuando los niños empiezan a gatear o las alfombras que usan para yoga, llama­das mat. Y si bien la industria de la construcción tiene soluciones para disminuir este im­pacto sonoro, hoy por hoy la ley no obliga a nadie a usarlas. «Hay una iniciativa para reducir el im­pacto sonoro, aunque estaba mucho mas orientada a los ruidos molestos de activi­dades productivas. El tema es que si fuera obligatoria una reducción acústica com­pleta entre pisos, obligas a incorporarlas en las viviendas sociales, lo que las vuelve muy caras. Piensa que aún se entregan vi­viendas sociales sin revestimiento de piso, entonces, creo que ahí está el problema principal”, cuenta Pulgar.

Leer directamente en LUN: https://www.lun.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2020-08-06&SupplementId=0&BodyID=0&PaginaId=15&r=w