En Medios

DIARIO EL MERCURIO: «Audio inmersivo: Cuando la música llega hasta el cerebro»

Diario El Mercurio. Martes 22 de abril de 2020.
Entrevista a Director de Escuela Prof. Rodrigo Torres, AcústicaUACh

La tecnología 8D trata de generar una experiencia envolvente, manipulando las ondas para que parezca que el sonido llega de varios puntos. Esta nueva sensación de percibir la música se logra solo si se escucha con audífonos.

A fines de marzo y principios de abril, miles de personas de distintos rincones del mundo recibieron el siguiente mensaje a través de WhatsApp: “Escucha esta canción con los dos auriculares. Es la nueva música del Pentatonix, compuesta con tecnología 8D. Será la primera vez que escucharás esa canción con el cerebro y no con los oídos”.

Después de leer el mensaje y escuchar el audio muchos quedaron sorprendidos y comenzaron a compartir la canción en sus muros de Facebook y Twitter y a hablar de la música 8D en cuanta red social existe.

Y así, en semanas, la fiebre por el 8D comenzaba a propagarse tan rápido como lo había hecho el coronavirus. Las visitas y escuchas en YouTube se dispararon a cifras de más de seis dígitos. Lo mismo ocurrió en Spotify. De hecho, algunas canciones que no aparecían en la lista de los 100 más escuchados ganaban nuevamente un sitial. Es lo que sucedió con Dance Monkey, de Tones And I. La canción, que tiene más de 100 millones de reproducciones, estaba en el séptimo lugar de la lista Viral de Spotify en su versión 8D, hasta el cierre de esta edición.

Qué es 8D

Andrés Mayo, expresidente a nivel mundial de la Asociación de Ingenieros de Audio (AES, por su sigla en inglés) y ganador de dos Grammy Latinos, señala que no es más que un concepto que fue inventado por el márketing y que no significa absolutamente nada.

“Supuestamente, 8D implica ocho dimensiones en el audio, cosa que no es cierta. Además, toma una tecnología conocida hace más de 40 años. Me refiero al audio binaural”. El fundador de 360 Music Lab dice tajante que él prefiere llamarle a dicho fenómeno “audio 360”.

En la misma línea, Miguel Ángel Olivares, académico de la carrera de Ingeniería de Sonido de la Universidad de San Buenaventura, Colombia, considera que el término 8D es incorrecto, “ya que realmente este hace referencia al audio en tres dimensiones, que es la forma como escuchamos los seres humanos, teniendo percepción en los tres ejes del plano. Considero que la definición más acertada sería ‘audio binaural’ o ‘audio 3D’”.

Rodrigo Torres, director de la Escuela de Ingeniería Civil Acústica de la Universidad Austral, agrega que lo señalado por los otros expertos no quiere decir que el audio 360 sea una nueva forma de producir música. “Esta tecnología se utiliza en videojuegos y hay bastante investigación para encontrar nuevas aplicaciones en la industria del entretenimiento, pero también en el área de la salud”.

Miguel Ángel Olivares coincide con Torres. El académico señala que en los videojuegos y la realidad virtual es donde se ha estado explorando un poco más esta tecnología en los últimos años.

“Claramente, con las mejoras en procesamiento, la inteligencia artificial y el deeplearning veremos muchos más adelantos en su implementación”.

Para Leonardo Parada, especialista en ciencia de datos acústicos, el audio inmersivo debiera también abrir un nuevo campo de exploración artístico asociado a la realización de mezclas binaurales, con un mayor componente de arte sonoro. “Eso debiese ir de la mano con el desarrollo de nuevos softwares y hardwares, que permitan la manipulación del sonido espacialmente”.

Pero, ¿por qué esta tecnología creada en los 80 ha resucitado? Rodrigo Sáez, ingeniero y productor de Sudacafilm, explica que se debe gracias a la masificación de la tecnología, que ha acercado todas las experiencias que antes resultaban lejanas. “Hoy internet, los computadores y smartphones están más cerca de la gente. Así como los programas que permiten realizar mezclas de múltiples canales. Ya no son necesarios hardwares de alto costo para poder hacerlo”.

La fiebre por el 8D

Sin duda que son los youtubers los que han encontrado en la era digital un espacio virgen donde el 8D puede convertir cualquier canción o video en una experiencia completamente nueva en el cerebro de quien la escucha.

En un video de 12 minutos, el youtuber español Jaime Altozano explica a través de ejemplos y canciones qué es 8D. Tiene cerca de 5 millones de visualizaciones y 12.500 comentarios. Todo lo resume señalando que la tecnología 8D es un paso más para borrar la barrera entre el mundo físico y el mundo virtual.

youtube.com/jaimealtozano

En el portal de videos de Google se aloja la comunidad “8D Tunes”, que cuenta con 6,7 millones de seguidores.

Desde el canal Bass Boosted se puede disfrutar Sadeness de Enigma en versión 8D. En 8 meses ya ha sido escuchada cerca de 2 millones de veces.

Imagine Dragons ha logrado más de 46 millones de reproducciones en 8D Tunes, y OnMyWay, de Alan Walker, Sabrina Carpenter y Farruko ha logrado más de 6,8 millones de plays en 8D Tunes. Incluso Thalía, junto con la española Ana Mena, se unió a esta tendencia lanzando el tema “Ahí”, el cual tiene casi dos millones de vistas en el canal de la mexicana.

Un fragmento de 50 segundos de la canción “GetDripped” del famoso rapero internacional LilYachtym, y que tiene en YouTube su versión 8D, es uno de los mejores trabajos donde se llega a la máxima expresión del audio inmersivo. Fue subida a YouTube en enero de 2019. Pero su mayor cantidad de reproducciones la logró este el último mes. Ya bordea los 6,3 millones de visualizaciones. Se puede escuchar desde https://n9.cl/utpk.

Ver noticia en l Mercurio: https://digital.elmercurio.com/2020/04/22/DCST-T/693PPNAO#zoom=page-width